20 de mayo de 2017

¿Quién viene esta noche?

Esta semana hemos conocido a la familia de roedores más famosa del mundo: la Familia Pérez.

¡Sí, sí! ¡Como lo leéis!

Y todo esto gracias al libro ¿Quién viene esta noche?

Cuando Laura nos dijo que se trataba del segundo libro escrito por Ana Meilán, alguno de nosotros dijimos:

- Ah!! ¡la del libro de Simón!

Y es que recordamos muy bien la historia de Lágrimas bajo la cama.

Esta vez no aparecía Simón, pero la historia nos ha gustado tanto tanto tanto como la otra vez.

La profe solo nos dio una pista: el libro nos iba a descubrir un gran secreto relacionado con el Ratoncito Pérez.

En clase, a algunos de nosotros se nos ha caído ya algún diente, y esto en su momento ya nos  dio pie a hablar de este famoso ratón y también de su colega de profesión, el Hada de los Dientes. Incluso pensamos en hacer una puerta en clase para que pudiera venir cuando quisiera.

Así, que sin ni siquiera haber visto la portada ya estábamos enganchados.


Cuando Laura nos enseñó la portada, tras hacer toda la ruta por cada una de las partes (título, autores, lomo, contraportada y guardas)...

- Pero si está todo pintado con papelitos.
- Sí, son recortes de papel y algunos parecen de cuentos o periódicos porque veo letras.
- Yo veo también piedras en esa puerta.
- Y en las guardas hay un saco en la primera y en las de atrás hay 4 ¿por qué?

Y con esta intriga comenzó la historia.

Todo el mundo sabe que cada vez que un niño coloca bajo su almohada un diente es el Ratoncito Pérez el que acude a esa casa, pero ¿es siempre el mismo? Hasta ahora todos hemos pensado eso.

El Ratoncito Pérez coge su saco lleno de monedas y va de una casa a otra cambiando cada pequeño diente por dinero. Va de un lado a otro lado con sus patitas, de aquí para allá, de allá para acá, incansable.


Pero eso no es lo que realmente ocurre. 

Odón Pérez fue el primerísimo en tener este trabajo. Hasta que un día la historia cambió. 


Se dedicaba en cuerpo y alma a su oficio, pero el estar a la intemperie con un temporal horrible le llevó a coger un gran catarro. Y como no estaba contemplado en su negocio la posibilidad de coger la baja porque los dientes de los niños no entienden de esperar a caerse, tuvo que pensar una solución.


Tras mucho pensar mucho pensar y pensar agarradito a una taza de leche calentita llegó a la conclusión de que tenía que pedir ayuda a sus tres hijos. 

Así que los reunió para contarles todos los secretos de su trabajo y les preparó tres bolsitas con sus nombres bordados.

Esta ayuda que en principio parecía puntual y temporal, ha continuado a lo largo de los años. Solo que con el paso del tiempo cada uno de los ratoncillos decidió qué querían dejar debajo de almohada de los niños, personalizando así los regalos y cambiándolo por aquello que más feliz les hacía.

Philippe que es el hermano mayor quiere ser tan conocido como su padre, por eso el también deja monedas cada vez que recoge un diente. Y además después disfruta observándolo con su lupa.


Rudi es el mediano y un gran aficionado a la lectura. Tiene taaaaantos libros que dedica horas y horas a ellos. Por eso, él prefiere regalar cuentos a cambio de dientes.


Lía es la hermana pequeña y desde luego, la más traviesa de los tres. Le encanta llevar unas alitas a su espalda (quién sabe si es ella la mismísima Hada de los Dientes). Entre sus travesuras está el cambiar cada vez de regalo, tan pronto deja un jersey, como unas chuches... 


Los tres tienen sueños, objetos favoritos, colores preferidos, señas de identidad... 

Y cualquiera de ellos puede aparecer con su pequeña bolsita a cambiar un diente. Al despertarnos podremos descubrir quién vino esta noche según la sorpresa que nos encontremos.


Y cuando llegó el Colorín Colorado...

- A mi casa entonces ha venido Lía!!! Por eso cada vez me deja una cosa!!
- ¡Sí! A la mía también porque a mi hermana le trajo la última vez una Gorjuss.
- A mi me ha venido Odón o Philippe, porque me dejaron dinero.

¿A que ahora entendéis que nos haya gustado tanto?

Por fin hemos descubierto porqué a veces el Ratoncito Pérez deja dinero y otras veces no. Por fin sabemos cómo es posible que esté en tantos sitios a la vez.

Sí es que es normal que necesitara ayuda con tanto trabajo. Nosotros comprobamos cada día lo importante que es repartir las tareas.

Un libro precioso que nos ha permitido hablar del valor de la cooperación y también del ser seres individuales, con nuestros gustos, nuestros sueños, y nunca nunca nunca dejar de creer en la magia, y de ilusionarnos aún más si cabe pensando en quién va a visitarnos por la noche cuando se nos caiga un diente.

Cómo teníamos pendiente el hacer la puerta que os hemos comentado, qué mejor momento para prepararnos una.

Así que con pequeños palitos de los médicos (depresores), pintura acrílica (que ahora ya sabemos que es diferente a la tempera que usamos en clase) y unas pegatinas, hicimos esto:




Solo nos faltaba decorarla con unos rotuladores metalizados, y ponerle un cartel con un nombre. Pensamos que la puerta iba a llevar nuestro nombre, pero además también el Pérez.  Como tanto Odón, Philippe, Rudi y Lía se apellidan así decidimos que nosotros también.








Y para llevárnosla a casa preparamos un sobre personalizado.


Como veis una preciosa mini puerta para colocar en nuestra habitación (incluso le podemos hacer una escalerita si es que la ponemos sobre el rodapie).


¿Quién vendrá a visitarnos desde esa puertecita?


Además, para recordar qué es lo que dejan bajo la almohada cada uno de ellos hicimos esto:



Ahora ya conocemos la verdadera historia de los Pérez.


Gracias de nuevo Ana por volvernos
a sorprender y a ilusionarnos.

Aquí tenéis nuestros dibujos.





Para terminar os dejamos el trailer del libro y tras esto solo nos queda animaros para que descubráis este mágico libro.


¿Quién viene esta noche?
Ana Meilán / Silvina Eduardo
2017





No hay comentarios:

Publicar un comentario